FUNDADORES

Centro Allan Kardec | Buenos Aires, ARGENTINA
Dr. Luis Hadad y Mónica Ferri El   Dr.   Luis   A.   Hadad,   maestro   y   abogado   con   su   compañera   Mónica   Ferri,   cuando   conocieron   el   Espiritismo, quedaron deslumbrados de su contenido y esto los llevo a fundar una Sociedad para divulgarlo, allá por el año 1971. Luis   Hadad,   en   la   tarea   de   armar   los   cursos   sistematizados,   (con   material   en   portugués   el   que   debieron   traducir).     Siendo   los   precursores   en   establecer   una   escuela   Espírita,   creando   así,      cuatro   cursos,   de   duración   anual   cada   uno   y tomando   los   tres   aspectos   en   que   se   basa   el   Espiritismo;   el   filosófico   que   nos   habla      de   quiénes   somos   y   cuál   es   nuestro real   objetivo   en   la   vida;   el   científico   que   nos   demuestra   con   el   método   teórico   experimental;   que   la   vida   continua,   que   hay comunicabilidad   entre   los   que   han   partido   y   los   que   aún   estamos   realizando   nuestro   aprendizaje   encarnados.   Y   el aspecto   ético   mora,   el   que   nos   permite   incursionar   en   nuestro   yo   profundo   (Self)   para   desarrollar   lo   mejor   de   nosotros, trabajando   nuestras   sombras,   ese   lado   oscuro   que   no   nos   permite   ser   libres   y   avanzar   hacia   una   vida   mejor.   Luis   sabía que esto se debía transmitir para sacarnos de nuestra ignorancia Espiritual. Siendo Él el primero en llevarlo a la   práctica. Trabajador   incansable   difundió   la   doctrina   viajando   a   distintas   partes   del   País   a   través   de   conferencias,   entrevistas radiales,    etc.    Pasó    a    formar    parte    de    la    Comisión    directiva    de    la    Confederación    Espiritista    Argentina    como    su vicepresidente   y   Director   del   Instituto   de   Enseñanza   Espírita   de   CEA.   Partió   al   plano   espiritual   trabajando   y   luego   de   una tarea   de   divulgación   del   Espiritismo   Junto   a   su   amigo   el   Ingeniero   Don   Rino   Curti,   quien   desde   Brasil   nos   trajo   unos Cursos   los   que   se   transformaron   en   Cursos   de   Perfeccionamiento   con   temas   de   avanzada;   científicos,   filosóficos   y   ético moral.   Participando   Don   Rino   sin   saberlo   de   la   despedida   de   su   amigo,      quien   luego   de   cenar   con   los   más   íntimos,   esa noche se despidió con palabras premonitorias. Mónica   Ferri,   se   transformó   en   el   motor,      impulsando   a   la   Institución,   además   de   los   Cursos,   en   sus   distintas actividades   de   Amor   y   Caridad.   Cargó   en   sus   “hombros”   la   sociedad   y      alentó   a   un   grupo   de   jóvenes   que   habíamos quedado   sin   el   maestro,   padre   y   amigo.   Siendo   ella   el   ejemplo   de   fe,   ánimo,   empuje,   alentándonos   a   seguir   adelante      y   así fue…
Cursos sistematizados
Centro Allan Kardec | Buenos Aires, ARGENTINA

FUNDADORES

Cursos sistematizados
Centro Allan Kardec | Buenos Aires, ARGENTINA
Dr. Luis Hadad y Mónica Ferri El    Dr.    Luis    A.    Hadad,    maestro    y    abogado    con    su compañera   Mónica   Ferri,   cuando   conocieron   el   Espiritismo, quedaron   deslumbrados   de   su   contenido   y   esto   los   llevo   a fundar una Sociedad para divulgarlo, allá por el año 1971. Luis     Hadad,     en     la     tarea     de     armar     los     cursos sistematizados,   (con   material   en   portugués   el   que   debieron traducir).      Siendo   los   precursores   en   establecer   una   escuela Espírita,   creando   así,      cuatro   cursos,   de   duración   anual   cada uno    y    tomando    los    tres    aspectos    en    que    se    basa    el Espiritismo;   el   filosófico   que   nos   habla      de   quiénes   somos   y cuál   es   nuestro   real   objetivo   en   la   vida;   el   científico   que   nos demuestra   con   el   método   teórico   experimental;   que   la   vida continua,    que    hay    comunicabilidad    entre    los    que    han partido     y     los     que     aún     estamos     realizando     nuestro aprendizaje   encarnados.   Y   el   aspecto   ético   mora,   el   que   nos permite    incursionar    en    nuestro    yo    profundo    (Self)    para desarrollar    lo    mejor    de    nosotros,    trabajando    nuestras sombras,   ese   lado   oscuro   que   no   nos   permite   ser   libres   y avanzar   hacia   una   vida   mejor.   Luis   sabía   que   esto   se   debía transmitir   para   sacarnos   de   nuestra   ignorancia   Espiritual. Siendo Él el primero en llevarlo a la   práctica. Trabajador   incansable   difundió   la   doctrina   viajando a     distintas     partes     del     País     a     través     de     conferencias, entrevistas   radiales,   etc.   Pasó   a   formar   parte   de   la   Comisión directiva   de   la   Confederación   Espiritista   Argentina   como   su vicepresidente   y   Director   del   Instituto   de   Enseñanza   Espírita de   CEA.   Partió   al   plano   espiritual   trabajando   y   luego   de   una tarea   de   divulgación   del   Espiritismo   Junto   a   su   amigo   el Ingeniero   Don   Rino   Curti,   quien   desde   Brasil   nos   trajo   unos Cursos      los      que      se      transformaron      en      Cursos      de Perfeccionamiento    con    temas    de    avanzada;    científicos, filosóficos   y   ético   moral.   Participando   Don   Rino   sin   saberlo de   la   despedida   de   su   amigo,      quien   luego   de   cenar   con   los más     íntimos,     esa     noche     se     despidió     con     palabras premonitorias. Mónica      Ferri,      se      transformó      en      el      motor,      impulsando   a   la   Institución,   además   de   los   Cursos,   en   sus distintas    actividades    de    Amor    y    Caridad.    Cargó    en    sus “hombros”   la   sociedad   y      alentó   a   un   grupo   de   jóvenes   que habíamos   quedado   sin   el   maestro,   padre   y   amigo.   Siendo ella   el   ejemplo   de   fe,   ánimo,   empuje,   alentándonos   a   seguir adelante  y así fue…