ESPIRITISMO

Centro Allan Kardec | Buenos Aires, ARGENTINA
El   Espiritismo   no   es   un   descubrimiento   moderno;   los   hechos   y   los   principios   en   que   descansa   se   pierden   en   la oscuridad   de   los   tiempos,   porque   no   sólo   se   encuentran   sus   huellas   en   las   creencias   de   los   pueblos,   en   todas las   religiones,   en   la   mayor   parte   de   los   escritores   sagrados   y   profanos,   sino   que   los   hechos   incompletamente observados   han   sido   interpretados   con   frecuencia   con   arreglo   a   las   ideas   supersticiosas   de   la   ignorancia,   y   sin haber deducido de ellos todas las consecuencias. En   efecto,   el   Espiritismo   está   fundado   en   la   existencia   de   los   Espíritus,   pero   no   siendo   éstos   más   que   las   almas de   los   hombres,   desde   que   hay   hombres   hay   Espíritus.   El   Espiritismo,   pues,   ni   los   ha   descubierto   ni   inventado. Si   las   almas   o   Espíritus   se   manifiestan   a   los   vivos,   es   porque   esto   es   natural,   y   desde   luego   han   debido   hacerlo en   todas   las   épocas;   así   es   que   todas   ellas   y   en   todas   partes   se   hallan   pruebas   de   sus   manifestaciones,   las cuales   abundan,   mayormente,   en   los   relatos   bíblicos.   “Lo   moderno   es   la   explicación   lógica   de   los   hechos,   el conocimiento   más   completo   de   la   naturaleza   de   los   Espíritus,   de   su   misión   y   de   su   modo   de   obrar,   la   revelación de   nuestro   estado   futuro,   y   en   fin   su   constitución   en   cuerpo   científico   y   doctrinario   y   sus   diversas   aplicaciones. Los   antiguos   conocían   el   principio,   los   modernos   conocen   los   detalles.   En   la   antigüedad   el   estudio   de   esos fenómenos   era   privilegio   de   ciertas   clases   que   no   los   revelaban   más   que   a   los   iniciados   en   sus   misterios;   en   la Edad   media,   aquellos   que   se   ocupaban   de   ellos,   ostensiblemente,   eran   mirados   como   hechiceros   y   se   les quemaba;   pero   hoy   no   hay   misterios   para   nadie,   a   nadie   se   quema,   todo   se   hace   a   la   luz   del   día,   y   todo   el mundo   está   dispuesto   a   ilustrarse   y   a   practicar;   porque   en   todas   partes   se   encuentran   médiums   y   cada   uno puede serlo, más o menos. La   doctrina   que   enseñan   hoy   los   Espíritus   no   tiene   nada   de   nuevo;   se   encuentran   fragmentos   de   ella   en   la mayor   parte   de   los   filósofos   de   la   India,   de   Egipto   y   de   Grecia,   y   completa   en   la   enseñanza   de   Cristo.   ¿A   qué viene,    pues,    el    Espiritismo?    A    confirmar    con    nuevos    testimonios,    a    demostrar    con    hechos,    verdades desconocidas    o    mal    comprendidas,    y    a    restablecer    en    su    verdadero    sentido    aquellas    que    han    sido    mal interpretadas o voluntariamente alteradas. Cierto   es   que   el   Espiritismo   no   enseña   nada   nuevo,   ¿pero   es   poco   probar   de   una   manera   patente   e   irrecusable la   existencia   del   alma,   la   supervivencia   al   cuerpo,   su   individualidad   después   de   la   muerte,   su   inmortalidad,   las penas y las recompensas futuras? Bajo    el    punto    de    vista    religioso,    el    Espiritismo    tiene    por    base    las    verdades    fundamentales    de    todas    las religiones:   Dios,   el   alma,   la   inmortalidad,   las   penas   y   las   recompensas   futuras;   pero   es   independiente   de   todo culto   particular.   Su   fin   es   probar   la   existencia   del   alma   a   los   que   la   nieguen   o   duden   de   ella;   que   sobrevive   al cuerpo,   y   que   sufre   después   de   la   muerte   las   consecuencias   del   bien   o   del   mal   que   ha   hecho   durante   la   vida corporal, lo cual pertenece a todas las religiones. Como   creencia   en   los   Espíritus,   es   igualmente   de   todas   las   religiones,   de   la   misma   manera   que   es   de   todos   los pueblos,   puesto   que   donde   hay   hombres,   hay   almas   o   Espíritus,   y   puesto   que   las   manifestaciones   son   de   todos tiempos,   y   su   relato   se   encuentra   en   todas   las   religiones   sin   excepción.   Se   puede   ser,   pues,   católico,   griego   o romano,   protestante,   judío   o   musulmán,   y   creer   en   las   manifestaciones   de   los   Espíritus;   y   por   consiguiente,   ser espiritista; la prueba está en que el Espiritismo tiene adeptos en todos los sectores. Como   moral,   es   esencialmente   cristiana,   porque   la   que   enseña,   no   es   más   que   el   desarrollo   y   la   aplicación   de   la de   Cristo,   la   más   pura   de   todas   y   cuya   superioridad   no   es   negada   por   nadie;   prueba   evidente   de   que   es   la   ley de Dios, y que la moral está a disposición de todo el mundo. Siendo   independiente   el   Espiritismo   de   toda   forma   de   culto,   no   prescribiendo   ninguno,   y   no   ocupándose   de dogmas   particulares,   no   es   una   religión   especial,   porque   no   tiene   sacerdotes   ni   templos.   A   los   que   le   preguntan si   hacen   bien   o   mal   en   seguir   tal   o   cual   práctica,   responde:   si   creéis   vuestra   conciencia   obligada   a   hacerlo, hacedlo;   Dios   toma   siempre   en   cuenta   la   intención.   En   una   palabra,   no   se   impone   a   nadie;   no   se   dirige   a   los que   teniendo   fe   están   satisfechos   de   ella,   sino   a   la   numerosa   categoría   de   los   vacilantes   e   incrédulos;   no   los arrebata   a   la   Iglesia,   puesto   que   moralmente   se   han   separado   de   ella   total   o   parcialmente;   les   hace   recorrer   las tres cuartas partes del camino para volver a aquélla, a la cual toca hacer lo demás. Es   verdad   que   el   Espiritismo   combate   ciertas   creencias,   tales   como   las   penas   eternas,   el   fuego   material   del infierno,   la   personalidad   del   diablo,   etc.;   ¿pero   no   es   verdad   que   estas   creencias,   impuestas   como   absolutas, han   hecho   en   todos   tiempos   incrédulos   y   los   hacen   en   nuestros   días?   Y   si   el   Espiritismo,   dando   a   estos   y   a   otros dogmas   una   interpretación   racional,   conduce   a   la   fe   a   aquellos   que   la   abandonan,   ¿no   presta   un   servicio   a   la religión? Así es que un venerable eclesiástico decía con respecto a este asunto: “El Espiritismo hace creer algo, y vale más creer algo que no creer nada”. No   siendo   los   Espíritus   más   que   las   almas,   no   pueden   negarse   aquéllos   sin   negar   éstas;   admitiendo   las   almas   o Espíritus,   la   cuestión   reducida   a   su   más   simple   expresión   es   ésta:   ¿las   almas   de   aquellos   que   han   muerto, pueden   comunicarse   con   nosotros?   El   Espiritismo   prueba   la   afirmación   con   hechos   materiales:   ¿qué   prueba puede   darse   de   que   no   sea   posible?   Si   lo   es,   todas   las   negaciones   del   mundo   no   impedirán   que   lo   sea,   porque esto   no   es   ni   un   sistema,   ni   una   teoría,   sino   una   ley   de   la   naturaleza,   y   contra   las   leyes   de   la   naturaleza   es impotente   la   voluntad   del   hombre.   Es,   pues,   preciso   aceptar   de   buen   o   de   mal   grado   las   consecuencias   y conformar a ellas sus creencias y sus costumbres.
Cursos sistematizados
Centro Allan Kardec | Buenos Aires, ARGENTINA

ESPIRITISMO

El   Espiritismo   no   es   un   descubrimiento   moderno;   los   hechos y   los   principios   en   que   descansa   se   pierden   en   la   oscuridad de   los   tiempos,   porque   no   sólo   se   encuentran   sus   huellas   en las   creencias   de   los   pueblos,   en   todas   las   religiones,   en   la mayor   parte   de   los   escritores   sagrados   y   profanos,   sino   que los      hechos      incompletamente      observados      han      sido interpretados     con     frecuencia     con     arreglo     a     las     ideas supersticiosas   de   la   ignorancia,   y   sin   haber   deducido   de   ellos todas las consecuencias. En   efecto,   el   Espiritismo   está   fundado   en   la   existencia   de   los Espíritus,   pero   no   siendo   éstos   más   que   las   almas   de   los hombres,     desde     que     hay     hombres     hay     Espíritus.     El Espiritismo,   pues,   ni   los   ha   descubierto   ni   inventado.   Si   las almas   o   Espíritus   se   manifiestan   a   los   vivos,   es   porque   esto es   natural,   y   desde   luego   han   debido   hacerlo   en   todas   las épocas;   así   es   que   todas   ellas   y   en   todas   partes   se   hallan pruebas     de     sus     manifestaciones,     las     cuales     abundan, mayormente,    en    los    relatos    bíblicos.    “Lo    moderno    es    la explicación    lógica    de    los    hechos,    el    conocimiento    más completo   de   la   naturaleza   de   los   Espíritus,   de   su   misión   y   de su   modo   de   obrar,   la   revelación   de   nuestro   estado   futuro,   y en   fin   su   constitución   en   cuerpo   científico   y   doctrinario   y   sus diversas   aplicaciones.   Los   antiguos   conocían   el   principio,   los modernos   conocen   los   detalles.   En   la   antigüedad   el   estudio de   esos   fenómenos   era   privilegio   de   ciertas   clases   que   no los   revelaban   más   que   a   los   iniciados   en   sus   misterios;   en   la Edad      media,      aquellos      que      se      ocupaban      de      ellos, ostensiblemente,    eran    mirados    como    hechiceros    y    se    les quemaba;   pero   hoy   no   hay   misterios   para   nadie,   a   nadie   se quema,   todo   se   hace   a   la   luz   del   día,   y   todo   el   mundo   está dispuesto   a   ilustrarse   y   a   practicar;   porque   en   todas   partes se    encuentran    médiums    y    cada    uno    puede    serlo,    más    o menos. La   doctrina   que   enseñan   hoy   los   Espíritus   no   tiene   nada   de nuevo;   se   encuentran   fragmentos   de   ella   en   la   mayor   parte de   los   filósofos   de   la   India,   de   Egipto   y   de   Grecia,   y   completa en   la   enseñanza   de   Cristo.   ¿A   qué   viene,   pues,   el   Espiritismo? A    confirmar    con    nuevos    testimonios,    a    demostrar    con hechos,    verdades    desconocidas    o    mal    comprendidas,    y    a restablecer   en   su   verdadero   sentido   aquellas   que   han   sido mal interpretadas o voluntariamente alteradas. Cierto   es   que   el   Espiritismo   no   enseña   nada   nuevo,   ¿pero   es poco    probar    de    una    manera    patente    e    irrecusable    la existencia     del     alma,     la     supervivencia     al     cuerpo,     su individualidad   después   de   la   muerte,   su   inmortalidad,   las penas y las recompensas futuras? Bajo   el   punto   de   vista   religioso,   el   Espiritismo   tiene   por   base las   verdades   fundamentales   de   todas   las   religiones:   Dios,   el alma,   la   inmortalidad,   las   penas   y   las   recompensas   futuras; pero   es   independiente   de   todo   culto   particular.   Su   fin   es probar   la   existencia   del   alma   a   los   que   la   nieguen   o   duden de   ella;   que   sobrevive   al   cuerpo,   y   que   sufre   después   de   la muerte   las   consecuencias   del   bien   o   del   mal   que   ha   hecho durante    la    vida    corporal,    lo    cual    pertenece    a    todas    las religiones. Como   creencia   en   los   Espíritus,   es   igualmente   de   todas   las religiones,   de   la   misma   manera   que   es   de   todos   los   pueblos, puesto   que   donde   hay   hombres,   hay   almas   o   Espíritus,   y puesto   que   las   manifestaciones   son   de   todos   tiempos,   y   su relato   se   encuentra   en   todas   las   religiones   sin   excepción.   Se puede    ser,    pues,    católico,    griego    o    romano,    protestante, judío   o   musulmán,   y   creer   en   las   manifestaciones   de   los Espíritus;   y   por   consiguiente,   ser   espiritista;   la   prueba   está en que el Espiritismo tiene adeptos en todos los sectores. Como    moral,    es    esencialmente    cristiana,    porque    la    que enseña,   no   es   más   que   el   desarrollo   y   la   aplicación   de   la   de Cristo,    la    más    pura    de    todas    y    cuya    superioridad    no    es negada   por   nadie;   prueba   evidente   de   que   es   la   ley   de   Dios, y que la moral está a disposición de todo el mundo. Siendo   independiente   el   Espiritismo   de   toda   forma   de   culto, no    prescribiendo    ninguno,    y    no    ocupándose    de    dogmas particulares,   no   es   una   religión   especial,   porque   no   tiene sacerdotes   ni   templos.   A   los   que   le   preguntan   si   hacen   bien o    mal    en    seguir    tal    o    cual    práctica,    responde:    si    creéis vuestra   conciencia   obligada   a   hacerlo,   hacedlo;   Dios   toma siempre    en    cuenta    la    intención.    En    una    palabra,    no    se impone   a   nadie;   no   se   dirige   a   los   que   teniendo   fe   están satisfechos    de    ella,    sino    a    la    numerosa    categoría    de    los vacilantes   e   incrédulos;   no   los   arrebata   a   la   Iglesia,   puesto que     moralmente     se     han     separado     de     ella     total     o parcialmente;   les   hace   recorrer   las   tres   cuartas   partes   del camino para volver a aquélla, a la cual toca hacer lo demás. Es   verdad   que   el   Espiritismo   combate   ciertas   creencias,   tales como   las   penas   eternas,   el   fuego   material   del   infierno,   la personalidad   del   diablo,   etc.;   ¿pero   no   es   verdad   que   estas creencias,   impuestas   como   absolutas,   han   hecho   en   todos tiempos    incrédulos    y    los    hacen    en    nuestros    días?    Y    si    el Espiritismo,     dando     a     estos     y     a     otros     dogmas     una interpretación   racional,   conduce   a   la   fe   a   aquellos   que   la abandonan,   ¿no   presta   un   servicio   a   la   religión?   Así   es   que un venerable eclesiástico decía con respecto a este asunto: “El   Espiritismo   hace   creer   algo,   y   vale   más   creer   algo   que   no creer nada”. No    siendo    los    Espíritus    más    que    las    almas,    no    pueden negarse   aquéllos   sin   negar   éstas;   admitiendo   las   almas   o Espíritus,   la   cuestión   reducida   a   su   más   simple   expresión   es ésta:    ¿las    almas    de    aquellos    que    han    muerto,    pueden comunicarse     con     nosotros?     El     Espiritismo     prueba     la afirmación   con   hechos   materiales:   ¿qué   prueba   puede   darse de   que   no   sea   posible?   Si   lo   es,   todas   las   negaciones   del mundo   no   impedirán   que   lo   sea,   porque   esto   no   es   ni   un sistema,   ni   una   teoría,   sino   una   ley   de   la   naturaleza,   y   contra las    leyes    de    la    naturaleza    es    impotente    la    voluntad    del hombre.   Es,   pues,   preciso   aceptar   de   buen   o   de   mal   grado las   consecuencias   y   conformar   a   ellas   sus   creencias   y   sus costumbres.
Cursos sistematizados
Centro Allan Kardec | Buenos Aires, ARGENTINA