BIOGRAFÍA Y OBRA

Centro Allan Kardec | Buenos Aires, ARGENTINA
Rivail   cursó   sus   primeros   estudios   en   Lyon   y   los   completó   en   Yverdon   (Suiza),   como   discípulo   y   colaborador   del pedagogo   suizo   Johann   Heinrich   Pestalozzi.   No   realizó   estudios   universitarios.   Afirmaba   conocer   los   idiomas alemán,   inglés,   italiano   español   y   neerlandés.   En   1831   pasó   a   formar   parte   de   la   Real   Academia   de   Arras.   En 1824   Rivail   ya   se   había   trasladado   a   París,   donde   se   dedicó   a   la   enseñanza,   primero   en   la   institución   fundada   por él    mismo    sobre    el    modelo    del    centro    de    Pestalozzi,    y    más    tarde    de    forma    privada,    cuando    problemas económicos   le   obligaron   a   la   liquidación   de   su   instituto   y   a   desenvolverse   como   tenedor   de   libros   y   como contable   de   tres   casas   de   comercio,   además   de   ocuparse   en   la   traducción   de   obras   inglesas   y   alemanas.   En   1832 contrajo   matrimonio   con   la   institutriz   Amelia   Boudet,   nueve   años   mayor   que   él,   y   fue   en   este   periodo   de   su   vida cuando elaboró y publicó los siguientes libros: * 1823: Curso práctico y teórico de aritmética, según el método de Pestalozzi, con modificaciones. * 1828: Plan propuesto para el mejoramiento de la instrucción pública. * 1831: Gramática francesa clásica. * 1846: Manual de los exámenes para los diplomas de capacidad. * 1848: Catecismo gramatical de la lengua francesa. Un   segundo   período   biográfico   comenzó   para   Rivail   cuando,   en   1854,   oyó   hablar   por   primera   vez   del   fenómeno de   las   «mesas   parlantes»,   al   que   solo   empezó   a   conceder   crédito   tras   haber   sido   testigo,   en   mayo   de   1855,   de inexplicables   fenómenos   relacionados   con   mesas   ambulatorias   y   giratorias   o   «danzantes»,   así   como   con   la llamada    «escritura    automática».    Persuadido    de    la    existencia    de    una    región    espiritual    habitada    por    almas inmortales   desencarnadas   con   las   que   era   posible   comunicarse,   Rivail   se   decidió   a   examinar   una   voluminosa colección   de   escritos   psicográficos   que   le   proporcionaron   amigos   espiritistas   interesados   en   su   juicio   y   empezó   a asistir   con   regularidad   a   sesiones,   preparado   siempre   con   una   serie   de   preguntas   que   le   eran   respondidas   de «manera   precisa,   profunda   y   lógica»,   a   través   de   los   sujetos   a   los   que   el   espiritismo   denomina   «médiums», porque   actúan   como   intermediarios   en   las   comunicaciones   con   las   supuestas   almas   desencarnadas.   Toda   esta materia,   debidamente   «repasada   y   corregida»   por   la   entidad   espiritual   que   se   identificó   ante   Rivail   como   «la Verdad»,   sirvió   de   base   al   cuerpo   de   doctrina   de   El   libro   de   los   espíritus,   su   obra   aparecida   el   18   de   abril   de   1857, cuya primera edición se agotó en pocos días, llegándose a la decimosexta en vida del autor. En los prolegómenos de esta obra se lee: Los   espíritus   anuncian   que   los   tiempos   designados   por   la   providencia   para   una   manifestación   universal   han llegado   ya,   y   que   siendo   ministros   de   Dios   y   agentes   de   su   voluntad,   su   misión   es   la   de   instruir   e   ilustrar   a   los hombres,   abriendo   una   nueva   era   a   la   regeneración   de   la   humanidad.   Este   libro   es   la   recopilación   de   su enseñanza. El   éxito   de   El   libro   de   los   espíritus   propició   la   fundación   de   la   Revue   Spirite   y   la   constitución   formal,   en   1858,   de la Sociedad de Estudios Espiritistas de París, que Rivail presidiría hasta su muerte. Su   «espíritu   protector»   le   había   informado   de   que   en   una   existencia   previa,   en   el   tiempo   de   los   druidas,   ambos se   habían   conocido   en   la   Galia   y   él   se   llamaba   «Allan   Kardec».   El   libro   de   los   espíritus   fue   el   primer   trabajo   en que   el   autor   sustituyó   por   este   su   nombre   real,   y   el   acta   de   nacimiento   del   espiritismo   latino,   que,   a   diferencia del   anglosajón,   defiende   el   supuesto   reencarnacionista,   particularmente   como   explicación   del   origen   de   las desigualdades entre los hombres, con frecuencia aparentemente injustas. [ Los   espíritus]   que   se   comunican   a   través   de   los   médiums   franceses   aseguran   que   la   reencarnación   es   un hecho,   en   tanto   que   los   que   hablan   por   boca   de   los   médiums   británicos   y   estadounidenses   declaran   que   no   es cierto.   ¿Cómo   podemos   conjugar   esas   discrepancias?   (…)   son   un   verdadero   obstáculo   para   muchos   espiritistas (…).   Los   espíritus   afirman   que   después   de   la   muerte   no   son   omniscientes.   Por   el   contrario,   llegan   a   la   otra   vida con   todos   sus   prejuicios,   creencias   y   opiniones   (…)   se   limita(n)   a   expresar   su   propia   creencia,   que   puede   o   no ser verdad. Hereward Carrington A   lo   largo   de   sus   escritos,   A.   Kardec   habla   de   espíritus   superiores   e   inferiores:   «Encuéntranse   en   el   mundo   de   los espíritus,   como   en   la   tierra,   todos   los   géneros   de   perversidad   y   todos   los   grados   de   superioridad   intelectual   y moral»:   espíritus   buenos   y   malos,   espíritus   menores,   espíritus   malvados   y   rebeldes,   espíritus   errantes,   espíritus vulgares   y   espíritus   mentirosos   «que   usurpan   a   menudo   nombres   conocidos   y   venerados»   y   «dicen   haber   sido Sócrates,   Julio   César,   Carlomagno,   Fenelon,   Napoleón,   Washington,   etc.».   La   «comprobación   que   de   su   identidad puede   tenerse   (…)   es,   efectivamente,   difícil;   pero   si   no   puede   conseguirse   tan   auténtica   como   la   que   resulta   de un   acta   del   estado   civil,   puédese   obtenerla   presuntiva,   por   lo   menos,   con   arreglo   a   ciertos   indicios».   En   Qué   es   el espiritismo,   Rivail   también   admite   que   algunos   espíritus   son   «mentirosos,   fraudulentos,   hipócritas,   malvados   y vengativos»   y   capaces   de   utilizar   lenguaje   grosero.   Autores   espiritistas   posteriores   han   repetido   advertencias   en el   mismo   sentido,   que   apoyan   la   afirmación   de   Allan   Kardec:   «la   sustitución   de   los   espíritus   (…)   es   una   de   las dificultades   del   espiritismo   práctico;   pero   nunca   hemos   dicho   que   la   ciencia   espiritista   fuese   fácil,   ni   que   se   la pueda alcanzar bromeando, siendo en este punto igual a otra ciencia cualquiera». Los   espíritus,   siendo   simplemente   las   almas   de   los   hombres,   no   tienen   ni   conocimiento   supremo   ni   sabiduría suprema;   que   su   inteligencia   depende   del   progreso   que   hayan   hecho   y   que   su   opinión   no   es   más   que   una opinión personal. […] No se debe dar ciegamente crédito a todo lo que dicen los espíritus. Nuevas   obras   serían   sustanciales   en   la   labor   de   sistematización   de   las   ideas   «espíritas»   o   «espiritistas»,   ideas que,    siendo    la    clave    de    su    interpretación    de    las    religiones,    de    orientación    unificadora,    Allan    Kardec    no consideraba    de    índole    propiamente    religiosa,    sino    científica,    por    no    estar    fundadas    en    fe    ni    revelación sobrenatural   algunas,   sino   en   la   reflexión   sobre   el   hecho   de   experiencia   de   las   comunicaciones   de   los   propios seres fallecidos: El   espiritismo   es   a   la   vez   una   ciencia   de   observación   y   una   doctrina   filosófica.   Como   ciencia   práctica,   consiste   en relaciones    que    pueden    establecerse    con    los    espíritus;    como    doctrina    filosófica,    comprende    todas    las consecuencias   morales   que   se   desprenden   de   semejantes   relaciones.   Podríamos   definirlo   así:   el   espiritismo   es la ciencia que trata de la naturaleza, origen y destino de los espíritus y de sus relaciones con el mundo corporal. Las   principales   entre   las   obras   aludidas   fueron:   El   libro   de   los   médiums   (1861),   Qué   es   el   espiritismo   (1859),   El Evangelio   según   el   espiritismo   (1864),   El   Cielo   y   el   Infierno   o   la   justicia   divina   según   el   espiritismo   (1865),   La génesis, los milagros y las profecías según el espiritismo (1868). Han aparecido, asimismo, ediciones póstumas. Es   interesante   que   las   exposiciones   de   Allan   Kardec   viesen   la   luz   en   años   próximos   a   los   de   la   aparición   de   obras como   Manifiesto   del   Partido   Comunista   (de   Karl   Marx   y   Friedrich   Engels)   o   El   origen   de   las   especies   (de   Charles Darwin),   mientras   se   asistía   al   momento   de   esplendor   del   positivismo   y   el   materialismo   filosóficos   y   científicos. En   relación   con   el   primero,   Allan   Kardec   presentó   su   «nueva   doctrina   filosófica»   como   respondiendo   «a   las aspiraciones    del    hombre    respecto    del    porvenir;    pero    como    apoya    la    teoría    de    este    en    bases    positivas    y racionales,    se    amolda    al    espíritu    positivista    del    siglo»,    haciendo    «sus    prosélitos    precisamente    en    la    clase ilustrada,   y   esto   en   todos   los   países   del   mundo».En   cuanto   al   segundo,   la   coincidencia   del   espiritismo   con   la Iglesia    católica    en    su    oposición    al    materialismo,    así    como    en    la    moral    centrada    en    la    caridad,    le    hacían incomprensible   la   por   otra   parte   coherente   condena   doctrinal   de   Roma,   formalizada   en   la   inclusión,   en   1864,   de las   obras   de   Kardec   en   el   entonces   vigente   Índice   de   libros   prohibidos.   El   rechazo   eclesiástico   ya   había   dado lugar,   por   ejemplo,   a   la   quema   de   300   libros   espiritistas   llevada   a   cabo   en   1861   en   Barcelona,   tras   haber   sido confiscados por el obispo de esta diócesis a través del Santo Oficio. El   espiritismo   es   la   prueba   patente   de   la   existencia   del   alma,   de   su   individualidad   después   de   la   muerte,   de   su inmortalidad   y   de   su   suerte   verdadera;   es,   pues,   la   destrucción   del   materialismo,   no   con   razonamiento,   sino   con hechos.
Cursos sistematizados

BIOGRAFÍA Y OBRA

Rivail   cursó   sus   primeros   estudios   en   Lyon   y   los   completó   en Yverdon   (Suiza),   como   discípulo   y   colaborador   del   pedagogo suizo     Johann     Heinrich     Pestalozzi.     No     realizó     estudios universitarios.   Afirmaba   conocer   los   idiomas   alemán,   inglés, italiano   español   y   neerlandés.   En   1831   pasó   a   formar   parte de   la   Real   Academia   de   Arras.   En   1824   Rivail   ya   se   había trasladado   a   París,   donde   se   dedicó   a   la   enseñanza,   primero en   la   institución   fundada   por   él   mismo   sobre   el   modelo   del centro   de   Pestalozzi,   y   más   tarde   de   forma   privada,   cuando problemas   económicos   le   obligaron   a   la   liquidación   de   su instituto   y   a   desenvolverse   como   tenedor   de   libros   y   como contable   de   tres   casas   de   comercio,   además   de   ocuparse   en la   traducción   de   obras   inglesas   y   alemanas.   En   1832   contrajo matrimonio    con    la    institutriz    Amelia    Boudet,    nueve    años mayor    que    él,    y    fue    en    este    periodo    de    su    vida    cuando elaboró y publicó los siguientes libros: *1823:   Curso   práctico   y   teórico   de   aritmética,   según   el método de Pestalozzi, con modificaciones. *1828:     Plan     propuesto     para     el     mejoramiento     de     la instrucción pública. *1831: Gramática francesa clásica. *1846:    Manual    de    los    exámenes    para    los    diplomas    de capacidad. *1848: Catecismo gramatical de la lengua francesa. Un   segundo   período   biográfico   comenzó   para   Rivail   cuando, en   1854,   oyó   hablar   por   primera   vez   del   fenómeno   de   las «mesas   parlantes»,   al   que   solo   empezó   a   conceder   crédito tras   haber   sido   testigo,   en   mayo   de   1855,   de   inexplicables fenómenos   relacionados   con   mesas   ambulatorias   y   giratorias o     «danzantes»,     así     como     con     la     llamada     «escritura automática».    Persuadido    de    la    existencia    de    una    región espiritual   habitada   por   almas   inmortales   desencarnadas   con las   que   era   posible   comunicarse,   Rivail   se   decidió   a   examinar una    voluminosa    colección    de    escritos    psicográficos    que    le proporcionaron   amigos   espiritistas   interesados   en   su   juicio   y empezó    a    asistir    con    regularidad    a    sesiones,    preparado siempre   con   una   serie   de   preguntas   que   le   eran   respondidas de    «manera    precisa,    profunda    y    lógica»,    a    través    de    los sujetos    a    los    que    el    espiritismo    denomina    «médiums», porque   actúan   como   intermediarios   en   las   comunicaciones con   las   supuestas   almas   desencarnadas.   Toda   esta   materia, debidamente     «repasada     y     corregida»     por     la     entidad espiritual    que    se    identificó    ante    Rivail    como    «la    Verdad», sirvió    de    base    al    cuerpo    de    doctrina    de    El    libro    de    los espíritus,    su    obra    aparecida    el    18    de    abril    de    1857,    cuya primera    edición    se    agotó    en    pocos    días,    llegándose    a    la decimosexta en vida del autor. En los prolegómenos de esta obra se lee: Los   espíritus   anuncian   que   los   tiempos   designados   por   la providencia   para   una   manifestación   universal   han   llegado   ya, y   que   siendo   ministros   de   Dios   y   agentes   de   su   voluntad,   su misión   es   la   de   instruir   e   ilustrar   a   los   hombres,   abriendo   una nueva   era   a   la   regeneración   de   la   humanidad.   Este   libro   es   la recopilación de su enseñanza. El   éxito   de   El   libro   de   los   espíritus   propició   la   fundación   de   la Revue    Spirite    y    la    constitución    formal,    en    1858,    de    la Sociedad     de     Estudios     Espiritistas     de     París,     que     Rivail presidiría hasta su muerte. Su   «espíritu   protector»   le   había   informado   de   que   en   una existencia    previa,    en    el    tiempo    de    los    druidas,    ambos    se habían   conocido   en   la   Galia   y   él   se   llamaba   «Allan   Kardec».   El libro   de   los   espíritus   fue   el   primer   trabajo   en   que   el   autor sustituyó   por   este   su   nombre   real,   y   el   acta   de   nacimiento   del espiritismo   latino,   que,   a   diferencia   del   anglosajón,   defiende el      supuesto      reencarnacionista,      particularmente      como explicación     del     origen     de     las     desigualdades     entre     los hombres, con frecuencia aparentemente injustas. [Los   espíritus]   que   se   comunican   a   través   de   los   médiums franceses   aseguran   que   la   reencarnación   es   un   hecho,   en tanto     que     los     que     hablan     por     boca     de     los     médiums británicos    y    estadounidenses    declaran    que    no    es    cierto. ¿Cómo    podemos    conjugar    esas    discrepancias?    (…)    son    un verdadero    obstáculo    para    muchos    espiritistas    (…).    Los espíritus     afirman     que     después     de     la     muerte     no     son omniscientes.    Por    el    contrario,    llegan    a    la    otra    vida    con todos   sus   prejuicios,   creencias   y   opiniones   (…)   se   limita(n)   a expresar   su   propia   creencia,   que   puede   o   no   ser   verdad. Hereward Carrington A    lo    largo    de    sus    escritos,    A.    Kardec    habla    de    espíritus superiores   e   inferiores:   «Encuéntranse   en   el   mundo   de   los espíritus,   como   en   la   tierra,   todos   los   géneros   de   perversidad y    todos    los    grados    de    superioridad    intelectual    y    moral»: espíritus     buenos     y     malos,     espíritus     menores,     espíritus malvados   y   rebeldes,   espíritus   errantes,   espíritus   vulgares   y espíritus    mentirosos    «que    usurpan    a    menudo    nombres conocidos   y   venerados»   y   «dicen   haber   sido   Sócrates,   Julio César,   Carlomagno,   Fenelon,   Napoleón,   Washington,   etc.».   La «comprobación   que   de   su   identidad   puede   tenerse   (…)   es, efectivamente,    difícil;    pero    si    no    puede    conseguirse    tan auténtica   como   la   que   resulta   de   un   acta   del   estado   civil, puédese   obtenerla   presuntiva,   por   lo   menos,   con   arreglo   a ciertos    indicios».    En    Qué    es    el    espiritismo,    Rivail    también admite   que   algunos   espíritus   son   «mentirosos,   fraudulentos, hipócritas,    malvados    y    vengativos»    y    capaces    de    utilizar lenguaje     grosero.     Autores     espiritistas     posteriores     han repetido   advertencias   en   el   mismo   sentido,   que   apoyan   la afirmación   de   Allan   Kardec:   «la   sustitución   de   los   espíritus   (…) es    una    de    las    dificultades    del    espiritismo    práctico;    pero nunca   hemos   dicho   que   la   ciencia   espiritista   fuese   fácil,   ni que   se   la   pueda   alcanzar   bromeando,   siendo   en   este   punto igual a otra ciencia cualquiera». Los   espíritus,   siendo   simplemente   las   almas   de   los   hombres, no   tienen   ni   conocimiento   supremo   ni   sabiduría   suprema; que   su   inteligencia   depende   del   progreso   que   hayan   hecho   y que   su   opinión   no   es   más   que   una   opinión   personal.   […]   No se    debe    dar    ciegamente    crédito    a    todo    lo    que    dicen    los espíritus. Nuevas      obras      serían      sustanciales      en      la      labor      de sistematización   de   las   ideas   «espíritas»   o   «espiritistas»,   ideas que,   siendo   la   clave   de   su   interpretación   de   las   religiones,   de orientación    unificadora,    Allan    Kardec    no    consideraba    de índole    propiamente    religiosa,    sino    científica,    por    no    estar fundadas   en   fe   ni   revelación   sobrenatural   algunas,   sino   en   la reflexión       sobre       el       hecho       de       experiencia       de       las comunicaciones de los propios seres fallecidos: El   espiritismo   es   a   la   vez   una   ciencia   de   observación   y   una doctrina     filosófica.     Como     ciencia     práctica,     consiste     en relaciones   que   pueden   establecerse   con   los   espíritus;   como doctrina     filosófica,     comprende     todas     las     consecuencias morales     que     se     desprenden     de     semejantes     relaciones. Podríamos   definirlo   así:   el   espiritismo   es   la   ciencia   que   trata de   la   naturaleza,   origen   y   destino   de   los   espíritus   y   de   sus relaciones con el mundo corporal. Las   principales   entre   las   obras   aludidas   fueron:   El   libro   de   los médiums   (1861),   Qué   es   el   espiritismo   (1859),   El   Evangelio según   el   espiritismo   (1864),   El   Cielo   y   el   Infierno   o   la   justicia divina   según   el   espiritismo   (1865),   La   génesis,   los   milagros   y las    profecías    según    el    espiritismo    (1868).    Han    aparecido, asimismo, ediciones póstumas. Es   interesante   que   las   exposiciones   de   Allan   Kardec   viesen   la luz   en   años   próximos   a   los   de   la   aparición   de   obras   como Manifiesto   del   Partido   Comunista   (de   Karl   Marx   y   Friedrich Engels)    o    El    origen    de    las    especies    (de    Charles    Darwin), mientras   se   asistía   al   momento   de   esplendor   del   positivismo y   el   materialismo   filosóficos   y   científicos.   En   relación   con   el primero,   Allan   Kardec   presentó   su   «nueva   doctrina   filosófica» como   respondiendo   «a   las   aspiraciones   del   hombre   respecto del   porvenir;   pero   como   apoya   la   teoría   de   este   en   bases positivas   y   racionales,   se   amolda   al   espíritu   positivista   del siglo»,    haciendo    «sus    prosélitos    precisamente    en    la    clase ilustrada,   y   esto   en   todos   los   países   del   mundo».En   cuanto   al segundo,   la   coincidencia   del   espiritismo   con   la   Iglesia   católica en    su    oposición    al    materialismo,    así    como    en    la    moral centrada   en   la   caridad,   le   hacían   incomprensible   la   por   otra parte   coherente   condena   doctrinal   de   Roma,   formalizada   en la   inclusión,   en   1864,   de   las   obras   de   Kardec   en   el   entonces vigente   Índice   de   libros   prohibidos.   El   rechazo   eclesiástico   ya había    dado    lugar,    por    ejemplo,    a    la    quema    de    300    libros espiritistas   llevada   a   cabo   en   1861   en   Barcelona,   tras   haber sido   confiscados   por   el   obispo   de   esta   diócesis   a   través   del Santo Oficio. El   espiritismo   es   la   prueba   patente   de   la   existencia   del   alma, de     su     individualidad     después     de     la     muerte,     de     su inmortalidad     y     de     su     suerte     verdadera;     es,     pues,     la destrucción   del   materialismo,   no   con   razonamiento,   sino   con hechos.
Cursos sistematizados
Centro Allan Kardec | Buenos Aires, ARGENTINA